, , , ,

Sobre el oficio de Comunicador Audiovisual

16 may. 2010 Leave a Comment

Como saben, hace meses empecé mi Máster DIY sobre el Audiovisual Ligero. Y en la asignatura: Recopilación de Información estoy trabajando con las libretas que creé en los últimos 50 meses de mi vida. En uno de los rincones de una de las páginas encuentro, entre interrogantes gigantescas, la lista: Audiovisualero, Audiovisualista, Audiovisuano, Audiovisuador... Así que con estas inquietudes aporto una entrada a la asignatura Definiendo Mi Oficio.

Las primeras indicaciones sobre el Comunicador Audiovisual nos hace plantearnos por dónde empezar a situar su oficio. Quizá es artesano, técnico, científico, especialista... Dando un paso conceptual aún más atrás, más básico y esquemático, el Comunicador Audiovisual trabaja con el audiovisual como herramienta y su material de trabajo es el tiempo. Y esto podría ser nuestro primer axioma.

El tiempo lo trabaja muchos oficios. Pero no me refiero al tiempo como KRONOS, dios del tiempo real e inexorable que aboca a la muerte, sino su hijo KAIROS, dios del tiempo interior que aboca a los sueños y al espíritu. Es decir, un oficio que provoque experiencias más cercanas a la activa introspección que a la pasiva indignación.
Audiovisuano.
Así que no me refiero a un oficio como el relojero que manipula el tiempo cuantitativo, sino a alguno que trabaje con el tiempo cualitativo. Algo parecido a un bardo, "un buen bardo debía ser de lengua ágil, corazón ligero y pies veloces (cuando todo lo demás fallaba)"; quizá a un aedo que "cantaba ante una asamblea de aristócratas reunidos en un banquete. Elegía un episodio, pero el público le reclamaba a menudo tal o cual tema"; o más parecido a un rapsoda: "cantaban y recitaban en las fiestas populares, ferias y talleres. Se referían a la historia de la comunidad, las hazañas del país y triunfos militares" y "eran poseedores de una memoria prodigiosa"; o quizá no tiene tanto que ver con la tradición oral sino con la experiencia narrativa.
Audiovisuador.
Un oficio que tenga que ver con el Director de Juego de una aventura de rol: "El director de juego es quien cumple las funciones de narrador de la historia y mediador entre los jugadores, e interpreta a aquellos personajes no caracterizados por estos" y "su competencia son la de árbitro de las reglas y la de imaginar y describir el escenario y las circunstancias que suceden en la partida.". Y en esa partida de rol destaco la "Regla de Oro del rol: No hay reglas, sino orientaciones", es decir, "en el rol no hay guiones por los cuales regirse". O quizá no es tanto un juego o una aventura, sino una experiencia temporal.
Audiovisualista.
Así que el Comunicador Audiovisual considera el tiempo como un juego fáctico y a la vez contrafactual; pero no sólo lo acontecido y lo no acontecido, sino también sobre lo acontecible y lo no acontecible. Es decir, trabaja como designador en situaciones contrafactibles, con toda la complejidad que eso conlleva. (NOTA: pensando en la complejidad quizá inabarcable si se piensa el tiempo hacia delante pero que hacia detrás no es tan difícil, y quizá la industria cinematográfica mayoritaria pudiera tildarse de imperialista y ser el Homero de nuestro tiempo, pero es otro capítulo). O quizá la ficción histórica no es ucronía y esto no es una opción.

O podría ser una suma de todas estas cosas. De momento, suficiente para empezar a debatir, investigar y producir para sacar conclusiones. Ya sabes que puedes dejar comentarios, ¿lo harás?.

2 comentarios »

  • JT said:  

    Me he quedado obnubilado por la densidad conceptual del asunto audiovisuoso, pero me gusta, me gusta que empieces a definirte, a posicionarte, a tomar impulso y... ¡zas!

  • Jose Abellán said:  

    jejeje, pues creo que de momento es todo demasiado conceptual difuso ingenuo... pero poco a poco, ¡ya verás!

  • Leave your response!