, , , ,

Cómo contar historias audiovisuales

1 ene. 2010 Leave a Comment

Cómo cuentes tu historia audiovisual lo decides definitivamente en el montaje. Y uno realmente no sabe si montar un video es más como montar nata o como montar a caballito. Me refiero a saber si es más una cuestión de técnica (como montar nata, que si no lo haces bien eso no cuaja) o si hay unas reglas básicas pero que a partir de ahí se puede improvisar (como montar a caballito, que te subes en alguien pero luego improvisas qué hacer y hacia dónde ir).

Como el montaje de video es una ciencia, una mínima técnica tiene. Hay cosas que funcionan y otras no; pero también es verdad que existen muchas posiblidades que funcionan y hay que saber escoger la correcta. Y la pregunta es: ¿dónde está la línea que divide una decisión de una cagada?. ¿En qué cosas puedo decir: "No, no, esto es así. Si no, no funcionaría con tanta intensidad" y acierte y en qué cosas eso sería una absoluta aberración?.

Centrándonos en el montaje audiovisual y sabiendo que los 3 actos narrativos clásicos son la introducción, el desarrollo y el desenlace; y el punto justo del paso del desarrollo al desenlace lo llamamos clímax, es hora de hablar del corto PHIL TOUCHES FLO. Es una historia sencilla pero contada de una manera interesante, mucho más bailona que la linealidad clásica. Primero audiovemos el climax; luego el desarrollo A, la introducción y desarrollo B; y finaliza con el desenlace. Marchoso y elegante.

El mismo autor, David Birdsell, en su proyecto HAIRLADY sigue investigando sobre cómo contar historias. Nos ofrece distintas posibilidades de visión y el espectador escoge una; además, el proyecto entero acaba repitiéndose y al final no sabes dónde está el verdade principio de la historia.

A mí me encanta imaginar que la narración audiovisual debería ser como el dedo de esta chica y la tinta es la información necesaria para entender la historia en su verdadera intensidad.


0 comentarios »

Leave your response!